Centenario y Bicentenario

centenario bicentenarioPor: Ramón Durón
Este año conmemoramos el Centenario y Bicentenario. El inicio de nuestra gesta independentista, que iniciara cuando el cura de Dolores, don Miguel Hidalgo y Costilla, convocó al pueblo a la lucha por su libertad, y que culminara el 27 de septiembre de 1821 con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México.


Celebramos también el 99 aniversario del inicio de la Revolución mexicana, gesta heroica que entre caudillos, encuentros y desencuentros de grupos y revolucionarios logró consolidar el proyecto social del Estado mexicano, en el cual la Revolución, a través del Constituyente, logró un México reconciliado y unido con su obra más preclara: la Constitución de 1917.


Conmemorados así el centenario y el bicentenario de dos gestas trascendentales que definieron la vida nacional, que nos sirven no sólo para aprender del pasado, sino también para abrir las puertas a la reflexión y al diálogo colectivo sobre el proyecto de país y las perspectivas de las instituciones nacionales que deseamos heredar a las nuevas generaciones.


Si los partidos políticos nacionales, pasada la elección del presidente Salinas, fueron lo suficientemente inteligentes para pactar la transición electoral que el país requería, la pregunta es por qué no han sido capaces de pactar la gran Reforma del Estado, que lleve implícita una profunda Reforma Educativa y la estructuración de una Reforma Fiscal que le dé certeza a la política económica nacional que nos lleve a tener competitividad en lo internacional, y unidad de propósitos en lo interno.


Nuestros políticos nacionales no han entendido que el conflicto político no entusiasma al electorado, luego se quejan de por qué hay un marcado abstencionismo en las elecciones. Los partidos políticos del país tampoco han estado atentos al rumor social, ese que abucheara al presidente Calderón en la inauguración del estadio Territorio Santos Modelo el pasado miércoles, voz del colectivo social que dice que nuestro sistema político ya está agotado, por lo que requerimos un gran acuerdo nacional que logre refundar los partidos y enriquecer y dar nuevo rumbo a las instituciones políticas, el Congreso de la Unión incluido en primera línea.


Al celebrar el Centenario y Bicentenario, nuestro actual sistema político, surgido principalmente de los cudillos de la Revolución mexicana, con un presidencialismo recalcitrante en el cual el país giraba en torno a un solo individuo... ¡está agotado!.. ya no tiene posibilidades para los acuerdos, mucho menos para enfrentar los grandes problemas nacionales que nos están conduciendo a más desempleo, desigualdad y pobreza.


Este es el momento -cuando las condiciones no están propicias para un estallido social de grandes dimensiones- para que los líderes de las fracciones parlamentarias en el Congreso logren un gran pacto para la reconciliación nacional, de otra manera seguiremos con más de lo mismo.


Es decir, seguiremos con más mexicanos que al perder sus fuentes de trabajo arriesgan su vida y dejan sus familias porque van en busca del sueño americano, continuaremos con menos confianza ciudadana en los líderes partidistas y en las instituciones nacionales, con más impunidad, con más inseguridad, con más de 19 millones de mexicanos en pobreza alimentaria... con menos competitividad.


Pero en este país, en donde todo sigue igual, y conmemorará su Centenario y Bicentenario, pareciese que a nuestros partidos políticos nacionales les sigue preocupando más la imagen que los resultados, lo que provoca una desgastada relación entre la política y la ciudadanía, por eso el viejo Filósofo de Güémez no se equivoca cuando dice:
El problema de nuestros políticos no es que hablen mucho...
Sino que trabajan y dicen muy poco.

Otros Artículos:

Centenario de la Revolución Centenario 2010
Derechos Reservados - Gobierno.com.mx - Contáctanos- RSS - Mapa del Sitio


El uso de este Portal Web implica aceptar los Términos y Condiciones y Política de Privacidad de Gobierno.Com.Mx Copyright © 2017